En marzo de 2019, el Parlamento Europeo aprobó un acuerdo para luchar contra la contaminación por plásticos: productos de un solo uso como cubiertos y vasos, pajitas o bastoncillos de este material estarían prohibidos en los países miembros a partir de 2021. Esta noticia abrió numerosos interrogantes, ya que obligaba a empresas de diferentes sectores a adaptar sus modelos de negocio a una nueva realidad. Para ayudarles en esta transición nació Verde Agua, una consultora medioambiental con sede en Valladolid.

Detrás de la iniciativa están Andrea Fernández, Sofía Lana y Luna Fontecha, tres jóvenes emprendedoras que buscan hacer de su entorno un lugar más sostenible. Con el impulso que les dio ganar varios premios a nivel europeo y nacional, constituyeron su empresa en febrero de 2020. “Nuestro objetivo es crear concienciación tanto a nivel empresarial como personal”, explica Sofía Lana. “Cada vez más empresas se dan cuenta de que ser social y medioambientalmente sostenible es más rentable, por lo que creo que va a haber un boom de adaptación a modelos de negocio más respetuosos con el entorno”.

Actualmente, Verde Agua ofrece servicios de consultoría y formación para ayudar, entre otros procesos, a sustituir los productos plásticos desechables por otros reutilizables o biodegradables. Entre sus clientes hay, sobre todo, negocios del sector de la hostelería. Verde Agua ha creado también su propia línea de mascarillas biodegradables y, como próximo objetivo, las emprendedoras se han propuesto desarrollar su propio material a partir de residuos orgánicos.

Fuente: Verde Agua