La búsqueda de la innovación y de alternativas a lo que ya hay en el mercado está en el ADN de Venison Deer. Esta empresa empezó a producir carne de ciervo en la localidad segoviana de Marugán hace ya 20 años. “Nos dedicamos a la crianza de ciervos para la producción de carne de calidad, no de caza. Es una alternativa ganadera respetuosa con el medio ambiente, viable y rentable”, explica su gerente, Javier Martín.

Durante estas dos décadas no han cejado en su empeño. Ofrecen esta carne como alternativa a otros tipos más extendidos, como la de vacuno, porcino o ave. Defienden que para encontrar alternativas a la ganadería europea no es necesario importar exóticos animales de difícil adaptación, complicado manejo y elevados costes de producción, como avestruces, caimanes o canguros.

Por eso eligieron el ciervo que ya habita en la Península Ibérica. Aunque la especie de sus granjas procede de Escocia porque su morfología tiene un mayor desarrollo muscular. “Lo único que hemos hecho ha sido lo que ya hicieron nuestros prehistóricos ancestros. Domesticar a los animales, controlarlos mediante cercados y proporcionarles el alimento que ellos recogerían naturalmente del suelo. De este modo se garantiza la disponibilidad de su carne cuando lo demande el mercado no solo cuando lo permita su caza”.

Esta granja de ciervos mantiene y continúa con su actividad, y añade un servicio más a su oferta: visitas guiadas para ver de cerca de sus animales en un hábitat natural. “Veníamos pensando en esta iniciativa desde hace mucho tiempo. Ahora la hemos puesto en marcha de la mano de un turoperador y la idea es organizar grupos de 10 o 15 personas como máximo, que tengan interés por el campo y las novedades culinarias, y quieran conocer una alternativa ganadera”, describe Javier Martín.

Una reinvención por la que llevan apostando desde sus orígenes. Y a la que le dieron la segunda vuelta de tuerca hace unos años, cuando buscaban nuevos mercados donde expandir su negocio. “Encontramos un nicho con enorme potencial y muy poca competencia: los mercados árabes de la zona del Golfo. España es un país idóneo para producir con calidad y vender fuera, de lo único que se trataba era de encontrar alternativas innovadoras, con valor añadido, y no seguir haciendo más de lo mismo”. El 80% de su producción la exportan a Emiratos Árabes, Dubai e Inglaterra.