El Grupo agroalimentario Vall Companys está comprometido con la lucha contra el cambio climático y por ello va a realizar una inversión de hasta 90 millones de euros para reducir su huella de carbono en un 30% hasta 2025.

Para conseguir este ambicioso hito, el grupo agroalimentario ha definido tres líneas de acción. En primer lugar, se derivará parte del consumo eléctrico a comercializadoras con GDOs (Garantías de origen), que aseguran un suministro eléctrico generado con tecnología partir de energías limpias. También se generará electricidad de autoconsumo a partir de fuentes renovables. De hecho, en 2020 ya se inició un proyecto de instalación de un total de 18 parques fotovoltaicos, y actualmente se está estudiando la posible implantación de diferentes plantas de biogás. Además, el grupo agroalimentario realizará una apuesta por los vehículos sostenibles al incrementar progresivamente su flota de vehículos con certificado ECO, eléctricos o híbridos.

Estas reducciones marcadas por el Grupo Vall Companys están en línea con el Pacto Verde Europeo, en el que la Comisión Europea propuso elevar el objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 en un 55% con respecto a 1990. El siguiente objetivo será conseguir la neutralidad de emisiones de carbono en 2050 del grupo empresarial.

El Plan Estratégico de Sostenibilidad de Vall Companys, que cuenta con el asesoramiento de la consultoría especialista en sostenibilidad Anthesis Lavola, se centrará en cinco ejes: reducir el impacto medioambiental, seguir fortaleciendo bienestar animal y fomentar la sostenibilidad en las granjas; garantizar lugares de trabajo atractivos, respetuosos, igualitarios, saludables y seguros, y fomentar la calidad y seguridad alimentaria desarrollando productos que den respuesta a las necesidades de los consumidores.

Fuente: Vall Companys