El sector del transporte de mercancías por carretera ha desempeñado un papel esencial en este proceso de reactivación de la economía tras la pandemia. Entre otras cosas, ha permitido el abastecimiento y suministro de productos de primera necesidad y lo ha hecho con eficacia durante todos estos meses. Medicamentos, alimentos… Todo ha llegado donde debía y cuando debía con las mayores garantías en materia de seguridad sanitaria.

De ahí que la reactivación de las empresas de transporte haya venido de la mano de una ampliación de sus dotaciones  y de una adaptación a las necesidades. Un ejemplo es el de Transportes Robles. Esta empresa no se ha puesto límites y ha trabajado y lo sigue haciendo a pleno rendimiento, como explica Albert Esteve, su director general.

La compañía catalana, según explica Esteve, ha tomado varias decisiones en favor de su reactivación. La primera y más urgente, al inicio de la pandemia, fue garantizar la protección e higiene de sus empleados para que pudieran desempeñar sus jornadas laborales con toda seguridad.

Pero la decisión empresarial más importante fue la que desembocó en el refuerzo de la plantilla y la ampliación de su flota de camiones para mejorar todos los repartos y asegurar los más necesarios.

Esta empresa se dedica a la distribución urbana abasteciendo a hipermercados. Desde el inicio de la crisis sanitaria han estado trabajando sin descanso y para ello tuvieron que adaptarse a las necesidades de su cliente, que desde que se decretó el estado de alarma se vio desbordado por la gran demanda de productos de alimentación y de primera necesidad.