Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) continúa su apuesta por la sostenibilidad y la descarbonización de su flota con la incorporación de 210 nuevos autobuses eléctricos e híbridos entre 2022 y 2024, lo que supondrá un gran paso adelante para mejorar la movilidad y el medio ambiente en Barcelona. El objetivo es rejuvenecer la flota y sustituir progresivamente los vehículos diésel de acuerdo con el objetivo de adopción de energías limpias marcado por el Plan Estratégico 2025,

Con una inversión global de 112,5 millones de euros, en total serán 210 los nuevos autobuses: 78 eléctricos puros, 108 híbridos de gas natural comprimido y 24 híbridos de dos pisos para el transporte turístico. De ellos, 166 se incorporarán al servicio el próximo año, y supondrán la entrada más alta de los últimos 15 años.

Este gran contrato forma parte del Plan Estratégico TMB 2050 para renovar y actualizar ambientalmente los autobuses urbanos de Barcelona y el área metropolitana, de acuerdo con la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM). La previsión del plan es que entre 2022 y 2025 se incorporen 508 vehículos ecológicos (eléctricos, de gas natural comprimido o de hidrógeno) y se ejecuten las obras de infraestructura necesarias para suministrarles energías verdes.

Cabe destacar que con los 210 autobuses contratados ahora y los 69 que se recibieron e incorporaron a lo largo del pasado verano, se renovará cerca del 30% de la flota con propulsiones ecológicas. El objetivo es que a finales del 2024 la flota de vehículos estándar y articulados de TMB esté formada solo por coches eléctricos, híbridos y de gas natural comprimido, y que actualmente constituyen el 70%.

Fuente: TMB