Un equipo humano altamente cualificado y trabajando incansablemente en varios proyectos, intentando que sean una pequeña ayuda al medio ambiente y a la creación de empleo, teniendo muy en cuenta que su valor añadido más importante es el desarrollo y la producción nacional. Esa es la declaración de intenciones de la empresa Tayse, ubicada en Barcelona, y que se dedica en exclusividad al  I+D+I, desarrollando productos e instalaciones para la desinfección por medios mecánicos UV-C, el tratamiento del agua y el ahorro energético.

Esta idiosincrasia, combinada con un alto compromiso con el medio ambiente, permite a esta empresa estar en constante reactivación, elaborando continuamente nuevos proyectos, muy competitivos en el mercado.

En esta época de reactivación, Tayse ha diseñado equipos de esterilización del aire y las superficies mediante luz Ultravioleta, teniendo en cuenta dos objetivos claros: la seguridad por encima de todo y un correcto dimensionamiento según las necesidades reales de nuestros clientes.
La luz ultravioleta (UV-C), es uno de los medios probados para tratar aguas, aire o superficies contaminadas biológicamente. Simple y segura, esta tecnología es beneficiosa para pequeños flujos residenciales, así como también grandes flujos en proyectos comerciales e industriales.  En cuanto al tratamiento de aguas, la finalidad de estas operaciones es obtener unas aguas con las características adecuadas al uso que se les vaya a dar, por lo que la combinación y naturaleza exacta de los procesos varía en función tanto de las propiedades de las aguas de partida como de su destino final.

La empresa tiene muy claros los cánones de uso eficiente de la energía, y para ello utiliza un potente recuperador de calor, R.E.D., diseñado generalmente para instalaciones de calefacción. También se emplea para procesos productivos en diferentes sectores industriales. R.E.D. proporciona un aporte extra de temperatura a la caldera haciendo que esta trabaje menos y en consecuencia consiga ahorros medios del 30% en combustible. Para procesos productivos se han conseguido ahorros de hasta el 100%.