Tres de cada cinco start-ups de España y Portugal crecen a tres dígitos, con un incremento medio entreen 2019 del 196%. Conjuntamente, todas ellas generan casi 7.000 puestos de trabajo y su propuesta se basa en un producto o servicio nuevo y un modelo de negocio innovador. El ecosistema start-up es, tal y como demuestran estos datos, uno de los pilares de la reactivación.

Estas son algunas de las conclusiones que se desprenden del primer estudio del ‘Observatorio DayOne de start-ups en Iberia’, iniciativa que ha lanzado CaixaBank, a través de su división especializada para empresas de tecnología, innovación y sus inversores, DayOne, y con la colaboración de la escuela de dirección de empresas IESE.

Tal y como ha destacado Ana Díez Fontana, directora ejecutiva de Negocios y emprendedores de CaixaBank, «pretendemos monitorizar a las start-ups más jóvenes y extraer aspectos relevantes que apoyen a los equipos emprendedores y a los distintos agentes del ecosistema emprendedor para un mejor despliegue de sus capacidades”. Según ha señalado Mª Julia Prats, profesora de Emprendimiento de IESE Business School, “el análisis realizado con los datos de 2020 arroja conclusiones sobre la composición de los equipos de las start-ups y sus motivaciones, las estructuras de financiación, los modelos de negocio y sus estrategias competitivas».

El perfil habitual del emprendedor es una persona con formación superior, experiencia laboral y visión internacional. De hecho, seis de cada siete fundadores tienen un grado universitario o superior y uno de cada cuatro ha lanzado más de tres start-ups antes del proyecto actual. El 27% del total de fundadores son mujeres y se ha incrementado el número de equipos solo formados por mujeres, pasando del 9% en 2019 a un 12% en la actualidad.

Pese a su reciente lanzamiento, casi la mitad de estas compañías ya vende a nivel internacional, lo que también supone un incremento de la experiencia internacional respecto a los datos de años anteriores, cuando solo lo hacían un 37%. Además, el 56% de las empresas que realizan operaciones en mercados exteriores lo hacen online, y solo un 40% están dirigidas al mercado europeo.

En total, las empresas analizadas han conseguido más de 600 millones de euros en financiación desde su fundación, de los que casi 500 millones son de capital. Las start-ups de Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana son las que han levantado un mayor volumen de financiación. Por su parte, un total de 272 empresas han realizado su última ronda de financiación entre 2018 y 2019 por un importe total cercano a los 77 millones de euros y con un tique medio de 258.000 euros.

Cataluña y Madrid concentran el 39% de las start-ups españolas, seguidas de Comunidad Valenciana (9%), Andalucía (8%) y País Vasco (6%). Todas ellas coinciden en identificar los mismos retos para los próximos años: incrementar la eficacia del canal de venta, obtener financiación y tener el talento técnico adecuado.

Como palancas de futuro, los equipos están dispuestos a buscar alianzas en el mercado y a crecer internacionalmente. Para ello, identifican como una necesidad urgente conseguir talento especialista y directivo que los acompañe en la siguiente etapa. El 81% de las start-ups considera como principal palanca de crecimiento conseguir alianzas o partnerships, seguida por la internacionalización (75%) y el aumento del servicio (68%).