Carlos Escobedo es el CEO y fundador de Ride&Go Baby. Y es el ejemplo perfecto de cómo de una necesidad puede brotar una gran idea empresarial. Una necesidad que, en este caso, tiene que ver con el hecho de convertirse en padre o madre. “A partir del uso diario de  una hamaca y el agotamiento físico y psicológico que conlleva el recién nacido, detectamos la necesidad de ponerle ruedas a la hamaca y aquí es donde nace nuestro proyecto, hoy una realidad”.

Así es como nació Ride&Go Baby, un proyecto que ya cuenta con una campaña de lanzamiento con varios vídeos promocionales en redes sociales y con una página web muy completa en la que se puede adquirir este producto.

“Alrededor de los cuatro meses de vida de nuestro hijo, implantamos nuestro producto y como es obvio a partir de ese momento cambio nuestro concepto de hamaca, descubriendo un amplio abanico de beneficios, encaminados a un producto ergonómico, pues el esfuerzo físico se reduce bastante aportando funcionalidad y movimiento en las tareas diarias, ya que los bebés son totalmente dependientes”.

Lo que esta empresa aporta a la hamaca en un “anclaje sencillo de poner, que llevan incorporadas unas ruedas con freno. De esta manera tienes la opción de deslizar al bebé según las necesidades de los cuidadores dentro de la casa o bien frenarlas para mantener la esencia de la hamaca y puedan disfrutar del auto balanceo”.

Uno de los beneficios tanto para el bebé como para el cuidador, es “debido a que muchos bebés se quedan dormidos en la hamaca y el hecho de llevarle a su cuna o una zona de menos ruido para no perturbar su estado de vigilia es muy confortable. Con nuestro producto se le puede trasladar sin alterar su sueño”.

El producto permite que el mercado cuente con una nueva solución innovadora para el descanso de los más pequeños y permite que esta empresa también se posicione como referente en plena reactivación gracias a esta nueva idea.