Algunos expertos han apuntado que, como en muchos sectores, la recuperación del sector de la construcción y el nuevo despertar del mercado de la compra-venta o alquiler de inmuebles es un hecho, aunque está por ver la rapidez de esa recuperación. En este sentido, y a la espera de si la reactivación se produce en forma de V, en forma de U, o en forma de L, son muchos los informes que, al menos, están poniendo sobre la mesa fórmulas para mimar a este sector.

Para Jaime García-Legaz, técnico comercial, economista del Estado y profesor del IE Business School, la mejora del acceso de los jóvenes a la vivienda en propiedad es una de las claves y «sólo tiene ventajas». En un artículo que este experto ha publicado recientemente en el diario El Economista, se explica que «les aporta seguridad vital y familiar; incrementa la capacidad de ahorro de la economía española, algo fundamental para una economía tan endeudada como la española; tira del sector de la construcción, un sector intensivo en la generación de empleo; y multiplica los ingresos para las distintas Administraciones públicas, algo a valorar».

En relación a lo anterior, es evidente, para este economista, que resulta necesario aplicar políticas públicas. Y para ello pide a las diferentes administraciones «que actúen, cada uno desde su ámbito de competencias, para que una nueva generación de jóvenes no vuelva a ver frustradas sus aspiraciones de acceder a una vivienda». La reactivación total de la economía está en juego.

Por su parte, los analistas de Stock Crowd In reflexionan sobre las características actuales y futuras de un sector que crecerá rápido en la medida en que, a su juicio, tenga en cuenta aspectos como la inversión en tecnología y digitalización. Y es que, «el confinamiento ha puesto de manifiesto al sector la necesidad de adaptarse a los nuevos tiempos» y cita como ejemplo las visitas de clientes por videoconferencia o las visitas a inmuebles con realidad virtual.

También apunta a que ha habido un cambio en los gustos de los compradores, con un mayor conocimiento sobre las características de un hogar -un conocimiento mejorado gracias al confinamiento-, y también una variación en los precios de compra-venta, ya que se van a ajustar a la nueva realidad, permitiendo una mayor permeabilidad y reactivación en general.

En el mercado del alquiler, apunta Stock Crowd In, puede que haya un cambio de tendencia, con mayores plazos de ocupación; y en el mercado inversor, mayores oportunidades.

Lo que parece evidente a tenor de las reflexiones de los expertos es que los cambios que se produzcan en los próximos meses pueden marcar un nuevo paradigma en el sector inmobiliario que modifique sus bases tal y como las hemos conocido hasta ahora. Puede ser el momento de que surjan nuevas oportunidades de negocio y enfoques innovadores en las inversiones inmobiliarias.