Adaptarse a las nuevas tecnologías, a las nuevas demandas de la sociedad y, con ello, lograr un importante ahorro económico. Esas son las razones que han llevado al Grupo Renfe a implantar y regular el trabajo en remoto entre aquellos de sus trabajadores que lo deseen, siempre que las características del puesto y las funciones de cada trabajador lo permitan.

La implantación del trabajo en remoto en Renfe forma parte del Plan Estratégico de la empresa y permitirá avanzar en la transformación digital y cultural del Grupo Renfe, ya que supone un importante avance en la forma de trabajar en la compañía, una oportunidad para mejorar la conciliación con la vida personal y laboral, además de una muestra del compromiso de Renfe con sus empleados.

Así, el Grupo contará con un modelo híbrido que compatibilice el trabajo a distancia con el presencial, que contribuirá a una mayor eficiencia y a mejorar la experiencia del trabajador y que, según datos de la propia compañía, le permitirá un ahorro de 7,5 millones de euros en los próximos tres años. La empresa también ha remarcado que su nuevo modelo se basa en “el compromiso del empleado en la ejecución de sus tareas”, suponiendo una mayor responsabilidad y altas dosis de organización.

El avance del trabajo en remoto, explican, permitirá una nueva configuración de los espacios y formas de trabajo en los que ya está trabajando el área responsable de Patrimonio de Renfe. Un nuevo desafío que sitúa a Renfe como pionera en este terreno y para que el que ha sido esencial la implicación de la división de Tecnología de la compañía que ha sido la encargada de desarrollar el puesto de trabajo digital.

Fuente: Renfe