Con 32 años a sus espaldas, el Grupo Publicaciones del Sur acaba de vivir quizá uno de sus momentos más estimulantes. Contar la realidad, sea cual sea ésta, es la razón de ser de cualquier medio de comunicación. Y que las condiciones sean adversas obliga a los profesionales del sector a reinventarse, a adaptarse a una situación cambiante y a ser más versátiles ante cualquier circunstancia. Este grupo andaluz multicanal reconoce que no ha sido fácil trabajar durante el estado de alarma, pero llegar a todos los rincones de Andalucía, acercar cada detalle de lo que estaba pasando en un país confinado, ha sido el auténtico motor de esta empresa.

José Antonio Mallou, consejero delegado del grupo, evoca que «cuando el mundo parecía pararse, nosotros estuvimos en primera línea para nuestra gente, a través de los diferentes canales (digital, prensa, televisión y branded content)», un ejemplo que han seguido la gran mayoría de medios de comunicación, que una vez más han demostrado estar a la altura de las circunstancias en tiempos convulsos. «Nuestros profesionales lo han hecho posible cogiéndole el pulso a esta nueva realidad», agradece Mallou.

Para poder mantener ese pulso a la realidad, el esfuerzo ha sido máximo, según explican desde este grupo de comunicación. «No hemos parado de contar todo lo que estaba pasando, acercar la información a las casas, dar voz a los que la necesitaban… Hemos conocido nuevas historias y a sus protagonistas… y todo ello no habría sido posible sin el esfuerzo de nuestros trabajadores«, resume Publicaciones del Sur.

El esfuerzo y la valentía por mantener la información como prioridad es un ejemplo a seguir por muchas empresas, sean o no del sector, cuando vienen mal dadas. Todo ello acompañado de un esperanzador mensaje de futuro: «Seguiremos estando donde está la noticia y ofreciendo el mejor entretenimiento porque tenemos un nuevo camino que hay que recorrer con la sociedad», recalcan, no sin antes repetir un lema que cada vez repiten más empresarios: «Esto no tiene que parar».