Ha nacido el proyecto Coopera, una iniciativa pionera en Catalunya impulsada por las cooperativas Covides, Entrem y Actua, que tiene como objetivo aportar una solución a la falta de relevo generacional en el campo, a partir de la formación y la capacitación de personas con riesgo de exclusión social.

El origen del proyecto parte de la necesidad detectada por la cooperativa vitivinícola Covides por el relevo generacional de algunos de sus socios, a la que ya intentó dar solución hace un par de años, creando un banco de tierras para que otros socios pudieran seguir la actividad. Sin embargo, y a pesar de las buenas intenciones, algunos campos de cultivo acabaron igualmente abandonados. Con el proyecto Coopera, “hemos podido cubrir esta necesidad y evitar el abandono de muchas tierras”, afirma Fèlix Galimany, presidente de Covides.

El programa, que está proyectado para desarrollarse en cuatro fases durante cuatro o cinco años, ofrece servicios agrarios a los payeses del territorio de la mano de personas con riesgo de exclusión social, que trabajan en la poda, vendimia, servicios forestales y de biomasa, entre otros. Por otro lado, se encarga, en régimen de aparcería, de la gestión directa de fincas que corren el riesgo de quedar abandonadas y que pueden seguir siendo productivas.

Otro de los objetivos del proyecto a medio plazo es poder generar producto propio para posteriormente elaborarlo y comercializarlo dentro de la red de comercio justo y de la economía social y solidaria. El proyecto Coopera también ofrece contratos a jóvenes agricultores que puedan ejercer a tiempo parcial como formadores de las personas que quieren entrar en el mundo del campo.

Fuentes: Covides, Entrem y Actua