La Agencia Ferroviaria de la Unión Europea (AFUE) ha publicado el informe ‘Fomento del sector ferroviario a través del Acuerdo Verde Europeo’ destinado a contribuir a la próxima estrategia sobre movilidad sostenible e inteligente en Europa de la Comisión Europea. El informe ofrece una visión general de los objetivos de la Unión Europea y del acuerdo verde europeo y explica las principales razones por las que el ferrocarril es el modo más ecológico del transporte masivo. Presenta una estrategia para un renacimiento ferroviario para fomentar el sector ferroviario para alcanzar los objetivos climáticos del Acuerdo Climático de París.

El sector del transporte no escapa de la estrategia y, dentro de él, el informe de la Agencia Ferroviaria Europea apunta algunas situaciones a tener en cuenta.

El transporte por carretera (y en particular los turismos) es el que más contribuye a los costes externos (83% de los costes totales, 820.000 millones de euros), lo que se explica en parte por la gran participación del transporte por carretera en el rendimiento total del transporte de la UE. Para el transporte aéreo y marítimo, los costos externos ascienden a una horquilla que va desde los 48.000  a los 98.000 millones de euros. Finalmente, los costos externos totales del ferrocarril transporte asciende a 18.000 millones de euros. Esta gran divergencia entre los costos externos de los diferentes modos de transporte demuestra, según el informe, la necesidad de garantizar la igualdad de condiciones entre los diferentes modos de transporte.

Además, mantiene el estudio, el ferrocarril es, con mucho, el modo de transporte más eficiente energéticamente para la movilidad suburbana y urbana y por tanto el servicio necesita estar integrado en el sistema de transporte multimodal (mercancías, viajeros…), estableciendo una jerarquía que la AFUE propone de la siguiente manera: en contexto urbano, privilegiar los modos de transporte activos (caminar, andar en bicicleta), luego el transporte público, luego el coche compartido y, finalmente, el coche privado; por su parte, los servicios ferroviarios deberían convertirse en la columna vertebral que apoya un sistema de transporte multimodal ambientalmente sostenible y ser favorecido como medio de transporte por las nuevas generaciones.

En esta nueva jerarquía, el sector ferroviario, pues, “debe ocupar un lugar destacado tanto en el transporte de mercancías como en pasajeros debido a su bajo impacto en el medio ambiente”. Esto conduciría a un renacimiento ferroviario mediante acciones como el desarrollo de la red europea de alta velocidad y la inversión en mantenimiento de la infraestructura existente; la interconexión entre la red ferroviaria y los principales aeropuertos; el desarrollo de una red europea de trenes nocturnos; la eliminación de ineficiencias en la red ferroviaria que crean cuellos de botella; la implantación de una estrategia para el futuro de la política ferroviaria industrial; la creación de una organización que gestione de forma centralizada parte de la capacidad y el tráfico de la red ferroviaria; o la aprobación de inversiones importantes en proyectos ferroviarios.

2021 será el año europeo del ferrocarril y este año sería una buena oportunidad para poner el foco sobre la contribución de este modo de transporte a los objetivos climáticos y su contribución clave al futuro de la movilidad. El papel de la Agencia Ferroviaria de la Unión Europea será fundamental en este contexto y su presupuesto deben preservarse y aumentarse en los años venideros para garantizar su capacidad para cumplir con su deber de hacer que el sistema ferroviario funcione mejor para la sociedad.

En este período de crisis económica, debe tenerse en cuenta que el sector ferroviario europeo emplea a 2,3 millones de personas y representa aproximadamente el 1,1% del PIB de los Estados miembros. Un crecimiento en el empleo relacionado con el ferrocarril podría ayudar a compensar la pérdida de puestos de trabajo en la industria automotriz esperado de la electrificación y del sector de la aviación. Finalmente, durante la crisis del coronavirus, ha quedado claro, según el informe, que el transporte de superficie representa casi la mitad de la disminución de las emisiones. Dos razones de peso para la reactivación del sector ferroviario.