El empresario Francisco Ballestero realiza un nuevo servicio al pueblo con la colaboración del Ayuntamiento. Según sus previsiones, ahora contaría con material para fabricar unas 4.000 mascarillas, pero pretende ofrecer unas 40.000, para lo cual habría que adquirir alrededor de 7.000 metros de poliester.

En tiempos de confinamiento y de escasez de elementos con los que hacer frente al virus que mantiene en vilo al país, son muchas las iniciativas que nacen en cualquier rincón para ayudar a combatir la epidemia. Uno de ellas es la que ha surgido en Galaroza, gracias a la inventiva y el esfuerzo de Francisco Ballestero, un veterano industrial cachonero que, al frente de Bayto Textil, se ha propuesto impulsar la fabricación de mascarillas contra el Covid-19.