AENOR ha potenciado diversas líneas de acción para reforzar la capacidad de respuesta de nuestro país a la crisis provocada por el COVID-19. La evidencia de la adecuada aplicación de buenas prácticas en la gestión del coronavirus es clave para trasladar a trabajadores, clientes y consumidores las garantías necesarias para generar confianza. En este sentido, AENOR ha desarrollado un proceso de certificación de los protocolos y medidas puestas en marcha por las organizaciones para afrontar este reto, colaborando en el proceso de vuelta a la normalidad, en el control de la situación del día a día y aportando valor en los procesos de continuidad de negocio.

De esta forma, AENOR respalda las buenas prácticas en la gestión de los riesgos derivados del COVID-19 en instalaciones y servicios, como puedan ser estaciones y medios de transporte, centros comerciales, hipermercados y supermercados, actividades con venta al público o centros industriales.

Las instalaciones y servicios que se sometan a la auditoría de AENOR tendrán la seguridad de estar aplicando protocolos adecuados y, además, podrán demostrar ante clientes, empleados y público en general su compromiso para evitar la propagación del COVID-19.