A pesar de que el 87% de los envases de Nestlé ya son reciclables o reutilizables, Nestlé está intensificando sus acciones para conseguir llegar al 100% para el 2025, a la vez que pretende reducir también el uso de plásticos vírgenes en un tercio en el mismo periodo. En España, la compañía está trabajando para que todas las botellas de agua que se comercializan, que ya son 100% reciclables, contengan como mínimo un 50% de plástico ya reciclado en 2022. También se han lanzado nuevos productos en envases de papel, como es el caso de la nueva variedad de cacao soluble Nesquik All Natural o de los nuevos snacks de frutos secos y frutas Yes!. También los alimentos para bebés Gerber y Piltti utilizan una bolsa de un solo material, la primera en su tipo, diseñada para aumentar el valor del reciclaje, y en Nespresso ha introducido nuevas cápsulas hechas con el 80% de aluminio reciclado.

Desde principios de este año, las diez fábricas de Nestlé en España, ubicadas en cinco comunidades autónomas, ya no generan residuos a vertedero. Para lograr dicho objetivo, la empresa ha trabajado con gestores autorizados con los que ha llevado a cabo un análisis y caracterización de los residuos, ha realizado la correcta segregación y ha optimizado los flujos internos y externos para dar una segunda vida a esos residuos. En España, Nestlé también impulsa desde 2011 el sistema de recogida selectiva de cápsulas de café -Nescafé Dolce Gusto y Nespresso- a través del desarrollo del Plan de reciclaje integral de cápsulas de la firma con ayuntamientos y organismos municipales. En la actualidad, existen alrededor de 1.800 puntos de recogida municipales de capsulas, que proporcionan servicio a más de 24 millones de personas de diferentes poblaciones de 38 provincias en todo el territorio español. El desarrollo y las pruebas de materiales de embalaje nuevos y más respetuosos con el medio ambiente se impulsan desde el Instituto Nestlé de Ciencias del Embalaje, la primera empresa de este tipo en la industria alimentaria.

En este camino de intensificar el compromiso con el embalaje sostenible, Nestlé ha anunciado una serie  de iniciativas a nivel global, que incluyen la inversión de 30 millones de dólares para aumentar los plásticos reciclados de grado alimenticio en los Estados Unidos -uno de los países del mundo donde más se utiliza el plástico no reciclable en el sector de la alimentación-, un sistema recargable para alimentos para mascotas en Chile y el primer envase de papel reciclable para cubos de caldo Maggi en Francia. “Como la empresa de alimentos y bebidas más grande del mundo, estamos comprometidos a trabajar para abordar el problema de los residuos de envases en todos los lugares del mundo donde operamos”, afirma Véronique Cremades-Mathis, directora global de envases sostenibles de Nestlé.