Mojos Guachinerfe es una empresa familiar que se dedica desde 1996 a la elaboración tradicional de mojo canario, entre ellos el tan conocido “mojo picón”, haciendo uso de productos frescos de procedencia local y de primera calidad. La empresa la forma un equipo joven, dinámico y flexible, inmersos en un proceso de mejora continua. La innovación en la elaboración de productos y su apuesta por la sostenibilidad son sus principales señas de identidad en esta época de reactivación.

Buena prueba de ese constante espíritu innovador es el hecho de que «en los últimos años hemos creado el mojo palmero, en sus variedades suave y picante, los minipacks, y nuestra marca gourmet: El Mortero Canario». Hace unos meses se lanzó al mercado la crema de guayaba y, si nos remontamos más atrás en el tiempo, sigue constatándose esa iniciativa renovadora, ya que se lanzaron mojos agridulces de zanahorias o mojos deshidratados.

Pero la segunda gran pata del desarrollo de este negocio es la sostenibilidad. «No queremos hacer oídos sordos a los evidentes grados de polución en la ciudad, el cambio climático o la alarmante desaparición de especies y recursos del planeta. En Mojos Guachinerfe apostamos por un desarrollo más sostenible, ¿por qué? Porque el futuro del Planeta está en nuestras manos», explican desde la compañía.

Además, según remarcan, desde que nació Mojos Guachinerfe «tuvimos claro que queríamos que nuestros mojos se envasaran en tarros de cristal» pero su apuesta va más allá y ya se está notando. «Nos hemos planteado este cambio en distintas fases. El primer paso se basa en cambiar nuestros hábitos: es preferible ir poco a poco e ir implantando nuevas medidas que “ir a lo grande” y hacerlo rápido y mal. Es por ello que, en Mojos Guachinerfe, hemos apostado por la adaptación de nuevas medidas que fomentan una mejor gestión medioambiental. Hemos empezado por nuestro entorno en la oficina, poniendo en el punto de mira 3 aspectos cotidianos y claves para el cambio: el papel, el vidrio y los dispositivos electroquímicos».