En los últimos meses muchos negocios tradicionales han reinventado sus procesos de fabricación y venta para adaptarse a la nueva situación y abrazar el futuro. Ese ha sido el caso de Mantas de Grazalema, una empresa gaditana con más de un siglo de historia a sus espaldas, que ha apostado intensamente por el comercio digital para seguir creciendo y mantenerse a la cabeza en la industria del textil. Todo ello sin olvidar su apuesta por las materias primas de calidad y el fomento de la artesanía, con un equipo de diez trabajadores cualificados que realizan oficios tradicionales como el de urdidor, tejedor, percha o confección.

“Queremos transmitir en nuestras mantas toda la historia que hay detrás de una industria que ha sido tan importante para Grazalema y a la vez, ofrecer un producto de calidad, suave, agradable al tacto y a buen precio”, asegura uno de los gerentes de la marca, Mario Sánchez Coronel, en declaraciones al Diario de Cádiz.

Uno de los motivos del éxito continuado de Mantas de Grazalema a lo largo de las décadas ha sido su capacidad de adaptación e innovación, tanto en el tipo de productos que fabrican -con la introducción de ponchos, gorros, bufandas e incluso mantas para mascotas- como en su apuesta por llegar a nuevos mercados a través de la internacionalización.

Algo que ha sido posible gracias a la digitalización de la compañía con la creación de una tienda online www.mantasdegrazalema.com que les ha permitido mantener su volumen de fabricación y venta, conservar los puestos de trabajo, y hacer llegar sus productos a países como Suiza, Inglaterra, Alemania o Japón. “Además de internet tenemos tienda física en el centro de Grazalema y puntos de venta en Madrid, Jerez, Sevilla y Valencia”, concluye Sánchez.

Fuente: Diario de Cádiz