La que fuera responsable de los primeros bombones que se fabricaron en España, en 1969, y un clásico de los momentos más dulces de cualquier hogar y celebración, se ha propuesto ayudar a reforestar las bosques de nuestro país.

Fundada en 1891 por los monjes trapenses del monasterio de San Isidro de Dueñas, la empresa palentina Trapa acaba de presentar ‘Plantando futuro contigo’, un acuerdo de colaboración con la organización sin ánimo de lucro (R) Forest Project para contribuir a reforestar España.

El convenio tiene vigencia hasta el 31 de diciembre de 2022 y comprende varias fases; la primera de ellas, que se llevará a cabo a lo largo de 2021, consistirá en la plantación de 10.000 árboles en cinco regiones del territorio nacional: Madrid, Castilla y León, Valencia, Sevilla y Canarias.

 

Como explican desde la compañía, el proyecto contempla una segunda fase en 2022 para la reforestación de otras localizaciones españolas y es la continuación de una labor de recuperación de los bosques primarios que Trapa inició hace dos años al eliminar de todo su porfolio el aceite de palma.

Trabajar con más fuerza e ilusión que nunca

“Toda la sociedad en su conjunto, incluido el tejido empresarial, está viviendo momentos muy duros e inciertos en los que no podemos predecir qué pasará mañana pero lo que si tenemos claro es que hay que trabajar con más fuerza e ilusión que nunca y así lo estamos haciendo en Chocolates Trapa. Prueba de ello son las nuevas referencias (Bombones White, Trapa Collection o Intenso Mini) que hemos lanzado al mercado en este último semestre y nuestro proyecto de reforestación”, afirma Ángel Amador, director de comunicación y relaciones públicas de Trapa.

Y es que la actividad de Trapa responde a tres pilares: innovación, estilo y conciencia social y medioambiental.

Más de 150 trabajadores, 120 distribuidores en España, presencia en 50 países y un portfolio de 290 referencias son el resultado de una empresa que, como afirma Ángel Amador, es sinónimo de “compartir y de felicidad”. Un mensaje más necesario que nunca.

Fuente: Trapa