En el último año han sido muchos los profesionales y empresas que han tenido que reinventarse y adaptar su actividad para seguir creando valor con sus productos. Ese es el caso de muchos sectores de actividad de Cádiz que se dedican al Carnaval y que han visto detenida su actividad tras la suspensión del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas del Gran Teatro Falla a causa de la pandemia.

Por ese motivo, los artesanos que habitualmente trabajan en la creación de disfraces y escenografías de Carnaval, han decidido reinventarse. Alejando Mariño es uno de ellos y lo ha hecho a través de un original producto dedicado especialmente a los amantes del Carnaval de Cádiz. Se trata de unas lámparas artesanales que representan la fachada del Gran Teatro Falla y cuya primera tirada de 55 lámparas ya ha agotado existencias aunque ha salido a la venta recientemente, y se encuentra trabajando en la creación de más piezas que irá ampliando en función de la demanda.

“La primera la hice a mano y después ya saqué el molde en goma para su producción en resina. Tengo a mucha gente preguntando por las redes sociales como regalo para futuros cumpleaños, por ejemplo. Lo bueno que tiene la lámpara es que es atemporal, por lo que se puede vender en febrero y en agosto“, ha asegurado Mariño en declaraciones al Diario de Cádiz.

Fuente: Diario de Cádiz