La reactivación de la empresa Lingoreta, dedicada a los tratamientos en Logopedia, se puede resumir en tres características: internacionalización, colaboración e innovación. Estos son los tres pilares que ha sumado esta firma gallega a las bases ya sentadas desde hace más de 10 años.

Lingoreta es una empresa con 3 centros en la provincia de Pontevedra y 18 profesionales de psicología, logopedia, pedagogía y terapia ocupacional. La reapertura tras el estado de alarma vino acompañada de «ideas novedosas» para algunas terapias -algunas de ellas on line- y con una idea clara: la expansión internacional. Puesto que, tal y como indica la propia empresa, se abrió camino a la hora de realizar terapia en remoto con otros países de la que se pudieran beneficiar familias españolas viviendo en lugares como Estados Unidos o Turquía.

Así pues, innovación e internacionalización como motor de arranque en plena reactivación. Pero a ello se sumó otra vía de negocio: el asesoramiento a las empresas de responsabilidad social empresarial, una vertiente más colaborativa que le va a aportar nuevos caminos en su andadura empresarial.

Con estas nuevas bases, Lingoreta parece estar preparado para crecer, sin olvidar que ya es un centro de referencia. Y es que es una entidad privada de capital gallego con más de 10 años de actividad ininterrumpida en el ámbito de la actuación principalmente de Logopedia, bajo el complemento de las ramas de especialización como son Psicología, Pedagogía, Terapia Ocupacional y Psiquiatría, en tres espacios de referencia (Vigo, Sanxenxo y Gondomar) con expectativas de ampliación y expansión.

Está integrada por un equipo multi e interdisciplinar que nace y se expande para dar respuesta desde sus servicios a familias (Centros Lingoreta y Unidad TEA); administraciones públicas y empresas (Lingoreta empresas) con un enfoque de valor añadido en el plano social y una filosofía de sostenibilidad en el ámbito económico y compromiso con la preservación del medio ambiente.

De cara al futuro, Lingoreta aspira a convertirse en una empresa referente tanto en el área clínica y socioeducativa de intervención (logopedia, psicología, pedagogía, terapia ocupacional…) como en el área socioeconómica de generación de bien común (responsabilidad social empresarial, mejora de equipos, igualdad de oportunidades, rentabilidad asociada a sostenibilidad a largo plazo y con una perspectiva integral de crecimiento y mejora continua.