La cadena de supermercados Lidl busca reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero un 80% hasta 2030 en España y convertirse en una empresa neutra en carbono a finales de 2022.

Cabe destacar que las soluciones aplicadas por la compañía en nuestro país en los últimos años han hecho posible que desde 2018 haya disminuido un 44% sus emisiones directas y utilizado un 100% de electricidad de origen renovable, adelantándose 4 años al objetivo que el Grupo se había fijado para 2022, según recoge el Informe Impacto ambiental 2020 realizado por PwC para Lidl España.

Las empresas desempeñamos un papel fundamental en asegurar que se alcancen los objetivos globales de temperatura. Nuestro compromiso se fundamenta en objetivos basados en la ciencia porque creemos que esta es la única manera real de evolucionar hacia una economía baja en carbono que ayude a combatir el cambio climático. Solo en España en los últimos años hemos implementado múltiples iniciativas que nos han llevado a ser un referente en reducción de CO2 impulsando medidas sostenibles en la logística, la construcción de nuestros establecimientos o la gestión de nuestros residuos”, ha destacado Michaela Reischl, directora de Responsabilidad Social Corporativa de Lidl España.

Entre las medidas concretas que ha llevado a cabo Lidl España en los últimos años dentro de su estrategia contra el cambio climático cabe destacar la iniciativa REsetPlastic para la reducción de plásticos, el programa Neutro en Carbono, la gestión de los residuos con un reciclaje del 100% en sus plataformas logísticas y un 85% en tiendas, la logística sostenible, o la multiplicación por más de tres su producción fotovoltaica entre 2017 y 2020, con una inversión de más de 13 millones de euros en la instalación de una superficie total de 106.101 m2, que prevé duplicar en 2022.

Fuente: Lidl