Más de la mitad de las organizaciones planean aumentar la inversión en eficiencia energética, energía renovable y tecnología de edificios inteligentes en 2021, según la encuesta Energy Efficiency Indicator que realiza anualmente Johnson Controls.

De los factores que determinan la inversión, la mayoría (85%) ha dicho que la reducción de los costes de energía es un factor de inversión muy importante, y más de las tres cuartas partes (76%) cree que proteger la salud y la seguridad de los ocupantes es un impulsor de inversión extremadamente importante. En este sentido, la encuesta asegura que el 79% ya tiene o planea aumentar la filtración de aire y el 72% ya tiene o planea aumentar las tasas de ventilación del aire exterior.

“Es necesario mejorar la salud y la seguridad de los edificios. La salud de los ocupantes y la eficiencia energética siguen siendo lo más importante. Creemos que estas inversiones serán una prioridad en 2021 a medida que más personas regresen a los espacios compartidos”, ha dicho Clay Nesler, vicepresidente global de energía y sostenibilidad de Johnson Controls.

Por otro lado, el estudio se hace eco del creciente interés en los edificios Net Zero Energy, es decir, los edificios que producen la totalidad de su energía a través de energías renovables, y donde la demanda de energía debe ser igual a la producción energética del edificio. El 70% de las organizaciones ven muy cerca tener una o más instalaciones con un estado de energía o carbono casi cero en los próximos diez años: un aumento del siete por ciento respecto a 2019. Además, un tercio planea invertir en la integración de sistemas de tecnología de construcción con recursos energéticos renovables en 2021, un aumento del 15% con respecto a 2020.

Fuente: Johnson Controls