La Comisión Europea ha publicado recientemente su último informe sobre los resultados de la ciencia, la investigación y la innovación en la UE, en el cual analiza cómo ha actuado Europa en el contexto mundial. En dicho informe se pone de relieve la necesidad de investigación e innovación para apoyar un crecimiento sostenible e integrador de las empresas, las regiones y los países, asegurándose de que nadie se quede atrás  en la búsqueda de la consolidación de los sistemas de innovación, en particular en las regiones menos desarrolladas.

Lo resume Mariya Gabriel, Comisaria europea de Innovación, Investigación, Cultura, Educación y Juventud: “La investigación, la innovación y la educación también son impulsores clave para la recuperación sostenible e inclusiva de Europa, al impulsar la resiliencia de nuestros sectores de producción, la competitividad de nuestras economías y la transformación de nuestros sistemas socioeconómicos”.

En este extenso informe se hace hincapié en la importancia de garantizar que los europeos tengan las capacidades adecuadas, a la luz de las nuevas revoluciones tecnológicas, así como en el importante papel de la política de Investigación e innovación (I+i) a la hora de reforzar la productividad de las empresas, lo cual genera puestos de trabajo y valor, de manera sostenible.

Para lograr esto, la política de I+i de la UE se compromete a guiarse por los siguientes principios: co-creación, trabajando y actuando juntos por una sociedad mejor; difusión, compartiendo conocimiento a través de la sociedad, territorios y personas; captación, convirtiendo la investigación en soluciones sostenibles con valor social y económico; transformación, cambiando la forma en que consumimos y producimos; y direccionalidad, con I+i a la cabeza. Ante los datos evidenciados en este informe, éste realiza 11 recomendaciones de actuación a los ejecutivos europeos:

I+i para un espacio seguro y único para la humanidad

1. El Acuerdo Verde Europeo requiere un cambio hacia una política de innovación transformadora. La Comisión Europea destaca como dato de referencia el aviso de que las emisiones de gases han aumentado un 100% desde 1980.

2. Asegurarse de que el crecimiento no deje a nadie atrás. La CE basa esta recomendación en el hecho de que, por ejemplo, sólo 27 de 266 regiones (el 10%) representan la mitad del gasto en I+D de la UE.

3. Equipar a los europeos con las habilidades para navegar por el mundo cambiante. El informe revela datos esclarecedores que invitan a la reflexión: considera que hasta 2022 pueden surgir 133 millones de nuevos puestos de trabajo y que 8 de cada 10 empresas ven una barrera para sus inversiones en la falta de personal con las habilidades adecuadas.

4. Avanzar rápido hacia la igualdad de género a través de la I+i. Las estadísticas que maneja la UE confirman que esta recomendación es acertada: las mujeres representan aproximadamente una quinta parte de los investigadores en el sector empresarial y sólo el 16% de los fundadores de todo el mundo son mujeres.

I+i para el liderazgo global

5. Dar forma a la ventaja competitiva de Europa en la carrera mundial por la tecnología. No conviene olvidar que, en estos momentos, según apunta el informe, la UE representa aproximadamente una quinta parte de las actividades de I+D, publicaciones y patentes del mundo y que el crecimiento de la productividad en la UE durante 2008-2018 se ha reducido a la mitad en comparación con 1995-2007.

6. Modernizar la política de I+i para adaptarla a su propósito en la era digital. La Comisión basa esta recomendación en el hecho de que el 70% de las principales empresas por capitalización de mercado son gigantes tecnológicos de EE. UU y que, por ejemplo, la Unión Europea sólo representa el 8% de la inteligencia artificial global.

7. Garantizar el liderazgo científico y estimular los flujos de conocimiento dentro de la UE. Es recomendable para los gobiernos dar este paso, entre otras cuestiones, porque la UE representa sólo una quinta parte de las publicaciones y publicaciones altamente citadas en el mundo.

8. Construir un ecosistema de I+i vibrante y resistente. La UE aporta datos para alentar este tipo de acciones:  sólo 7 de los 30 principales ecosistemas de start-ups globales se encuentran en la UE y, por ejemplo, EEUU recauda 8 veces más fondos de capital de riesgo que Europa.

I+i para el impacto económico y social

9. Maximizar el valor de los resultados de I+i para la sociedad, la economía y la política. En estos momentos, avisa la Comisión, la UE representa 1 de cada 5 solicitudes de patentes en todo el mundo.

10. Hacer que la regulación de la UE sea amigable con la innovación y con visión de futuro. El informe recalca que “hay espacio para hacer que la regulación sea más inteligente en Europa, en particular para I+i. Existen fuertes diferencias entre los Estados miembros de la UE en términos de calidad regulatoria percibida”.

11. Anticipar el mundo futuro a través de una mejor evidencia para la política. La Comisión Europea concluye que una exploración del horizonte en un momento específico aumenta nuestra conciencia de áreas potencialmente importantes de I + I y permite una estrategia de I + I mejor informada.