La cadena de valor del gran consumo ha demostrado ser un sector esencial durante la pandemia, y el trabajo realizado por los profesionales de este sector fue declarado prioritario al inicio de la crisis sanitaria. Los cerca de 2,3 millones de personas que trabajan en gran consumo han sido imprescindibles para mantener activa la economía y también lo son para acelerar la reactivación económica.

Es por ello, que las principales organizaciones empresariales del sector primario, industria y distribución, se han unido para poner en valor la necesidad de que sus profesionales sean tenidos en cuenta en el plan de vacunación del Gobierno, dada la esencialidad del servicio que prestan. Así lo han puesto de manifiesto en una rueda de prensa virtual que ha contado con la participación de AECOC, ANGED, ASEDAS, ACES, FIAB y Cooperativas Agro-alimentarias.

“Es imprescindible que, en ese calendario de vacunación que está diseñando el Gobierno, se considere el carácter esencial del sector del gran consumo en su conjunto, así como la presencialidad que obligatoriamente exigen buena parte de sus puestos de trabajo, en especial en la distribución, para adelantar el proceso de inmunización”, han asegurado en un comunicado.

En este sentido, las empresas del sector se han mostrado abiertas a colaborar con el sistema público de salud para contribuir a agilizar el proceso de vacunación y, de esta forma, a través de la colaboración público-privada, acelerar la recuperación de la actividad económica y social del país.

Lo han hecho ofreciendo un plan de apoyo para las Comunidades Autónomas mediante tres vías principales: las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social, que dan actualmente cobertura sanitaria a cerca de 18 millones de trabajadores; los servicios sanitarios de aquellas empresas que cuenten con este servicio; así como mediante la contratación voluntaria de los medios externos necesarios para vacunar a sus trabajadores.

Fuentes: AECOC, ANGED, ASEDAS, ACES, FIAB y Cooperativas Agroalimentarias