Menos espacio, menos peso y mayor eficiencia. Esos son los tres retos que debe abordar la compañía Ingeteam para producir los 14 convertidores que usarán 7 trenes eléctricos automotores. El pedido que le ha encargado la empresa polaca PESA servirá para modernizar los servicios de cercanías en el norte de Bohemia, en la República Checa.

La planta de Ingeteam en Ortuella, Vizcaya, se encargará de diseñar estos convertidores de tracción que se ubican el techo para media potencia y otros equipos auxiliares. La empresa destaca que este proyecto supone un importante reto tecnológico debido a que les demandan una limitación de espacio muy importante. Para cumplir los requisitos han apostado por la tecnología tri-nivel en el lado de la línea del convertidor y en el lado del motor.

Los sistemas de tracción eléctrica que fabrican permiten que estos trenes automotores funcionen de forma independiente, sin necesidad de locomotoras. La energía que extraen de la catenaria durante el viaje les proporciona los recursos necesarios. Los equipos de tracción que diseñan y fabrican serán en este caso de de doble tensión (3kV DC/ 25kV 16,7Hz AC). Gracias a ello y sus 53 metros de largo, los trenes podrán llegar a velocidades de 160 km/h.

El equipo de esta planta vizcaína inaugurada a finales de 2019 está ya optimizando el diseño modular del convertidor. Su objetivo es simplificar las actividades de mantenimiento e implementar las nuevas herramientas de diagnóstico. Según explican, confían en que las tecnologías con que ya se manejan ofrezca una mayor versatilidad y eficiencia energética de los vehículos que entregarán a partir del primer trimestre de 2021.

Hasta el momento ya cuentan con más de 150 trenes eléctricos automotores en funcionamiento gracias a los equipos de tracción que han fabricado. Ahora, Ingeteam destaca que el pedido para PESA ya se encuentra en una fase avanzada de diseño. Cuando estén listos, los trenes que los utilicen tendrán capacidad para atender a 110 pasajeros.