Alcanzar el objetivo de la aviación comercial sostenible a medio plazo es una apuesta de futuro posible. Según el Informe sobre sostenibilidad en el sector aéreo elaborado recientemente por el Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáutico de España (COIAE), en los próximos años será factible disponer de una aviación civil en la que predomine la propulsión eléctrica e híbrida para el transporte regional y de corto alcance, motores propulsados por hidrógeno para rutas intermedias y de alta capacidad, así como vuelos de larga distancia con combustibles sostenibles.

En este sentido, destacan que la industria de la aviación española ya ha logrado superar, con una mejora anual de alrededor del 2% en la eficiencia de las aeronaves, el objetivo marcado en 2008 por el ‘Compromiso para una Acción sobre Cambio Climático’ que establecía mejoras en eficiencia energética del 1,5% anual hasta 2020, crecimiento neutro en CO2 a partir de ese mismo año, y una reducción de las emisiones netas totales al 50% para 2050.

Además, en los últimos 40 años, la mejora en la eficiencia energética de las aeronaves comerciales ha sido superior al 60%. Cabe destacar que una aeronave de última generación consume de media 3 litros de combustible por cada 100 pasajeros-km. Este valor, y por tanto las emisiones de CO2 asociadas, es equivalente al de un automóvil compacto eficiente.

Por último, aseguran que los principales desafíos para alcanzar una industria aeronáutica sostenible a nivel medioambiental son la mitigación del ruido y la reducción de emisiones contaminantes, e inciden en que para ello será necesaria la implicación de toda la industria aeronáutica -fabricantes, aerolíneas, aeropuertos y servicios de navegación aérea-, la de los gobiernos y organismos internacionales, así como el de los propios pasajeros.

Fuente: COIAE