El sector de la construcción y promoción inmobiliaria ha sido protagonista de la cuarta jornada de la cumbre empresarial organizada por CEOE bajo el título ‘Empresas Españolas: Liderando el Futuro’, que se desarrolla hasta el 25 de junio con representantes del mundo empresarial de máximo nivel.

Juan Lazcano, presidente de CNC, ha inaugurado la mesa defendiendo la inversión en construcción para reactivar la actividad y mantener el empleo, y poniendo en valor las ventajas de la rehabilitación, todo ello con el “ineludible cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030”. Para ello, considera imprescindible que “Gobierno y oposición consensúen un plan de recuperación”, al tiempo que ha apoyado también la colaboración público-privada y ha abogado por que el coste de las infraestructuras se reparta de una manera más equitativa, teniendo en cuenta el uso que de ellas se hace.  Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de APCE, ha resaltado que “ahora más que nunca es fundamental aplicar medidas que favorezcan la reactivación de la economía generando empleo y facilitando el acceso a una vivienda asequible, especialmente para los jóvenes, para lo que es necesario poner en marcha ayudas que eviten que vuelvan a ser el colectivo más perjudicado de la crisis. Estas ayudas deberían ir encaminadas a que, por ejemplo, jóvenes solventes con capacidad de pago, pero no de ahorro, que quieren comprar una vivienda, se les dé posibilidad de financiación como se hace en países como Reino Unido y Francia, con la aprobación de avales y líneas de crédito, y ayudas fiscales como la reducción al 4% del IVA”. Gómez-Pintado ha continuado diciendo que “otro objetivo prioritario es la regeneración del parque de viviendas por edificios de consumo casi nulo”. “En este sentido, queda mucho por hacer, pero es fundamental si queremos que el sector constructor y promotor sea uno de los actores principales en la lucha contra el cambio climático», ha añadido.

José Luis Manzanares.

Víctor García Brosa, presidente de Oficemen, considera que “el hormigón es el elemento central que nos ayudará a realizar la transición ambiental, ya que ningún otro material permite infraestructuras y construcciones tan seguras, versátiles y durables”. Además, ha añadido que “un excelente ejemplo del carácter local de la construcción lo encontramos en la industria cementera”. “Somos un sector que utiliza materias primas locales, que atiende los mercados próximos a nuestras 33 fábricas distribuidas por todo el territorio nacional y que genera empleo estable y de calidad a nivel local”, ha dicho. Luis Rodulfo, presidente de Cepco, considera que se necesitan “acuerdos de estado” y que “en estos momentos es imprescindible adoptar medidas más técnicas que políticas”. El presidente de la patronal de materiales de construcción ha resaltado que el sector movió el pasado año “28.000 millones de euros de facturación procedentes de la demanda interna y 25.000 millones de euros por exportaciones, lo que supone un 8,53% del total”. Además, Rodulfo ha hecho hincapié en la importancia de la liquidez, por lo que ha pedido “inyectar solvencia a las empresas con rapidez para que se pueda mantener el sistema”. Asimismo, ha reclamado “vigilar que los productos que circulen por España sean productos con suficiente control y garantías”.

Víctor García Brosa.

Ismael Clemente, CEO de la inmobiliaria Merlin Properties, ha explicado que más que ayudas, lo que el sector necesita es “la liberalización y flexibilización de la actividad”, así como una “nivelación del terreno de juego con nuestros competidores nacionales y extranjeros”. Clemente ha defendido el régimen de las Socimi porque en su opinión “ha resultado muy exitoso en España”, y ha pedido “no seguir atacándolo”, así como “no modificar las reglas del juego”. “Se nos acusa -añade- de una elusión fiscal que no existe”. José Luis Manzanares, presidente de Ayesa, ha iniciado su ponencia ensalzando lo oportuno de esta cumbre empresarial en la que “estamos contribuyendo a intentar salvar lo mejor de nuestro país”. “La ingeniería es el cerebro de un país y un país no puede perder su cerebro”, por lo que “el Gobierno debe seguir invirtiendo en infraestructuras”, donde “la ingeniería hace un gran servicio”, aunque, ha añadido, “también el sector privado tiene que cuidar de la ingeniería”. Asimismo, Manzanares ha abogado por que los pliegos de condiciones “primen el mantenimiento del empleo”.

Fotos: David Mudarra.