Cuando un emprendedor, autónomo o un empresari@ tiene la capacidad de crear una iniciativa disruptiva está multiplicando por diez los beneficios de su empresa. Esa es una de las conclusiones principales que ofreció la charla de Ivan Bofarull, Chief Innovation Officer de ESADE, dentro del ciclo ‘Las mañanas del mañana’, organizado por DigitalES.

La conferencia virtual celebrada recientemente trató asuntos de interés capital en estos momentos de activación, como la innovación, la disrupción y el emprendimiento. El protagonista, autor de “Moonshot Thinking: transforma la innovación disruptiva en una oportunidad”, ha ofrecido las claves de este método para la transformación: «un modelo mental que nos ayuda a diseñar modelos 10x, no modelos 10%».

Bofarull ha aconsejado convertirse en empresas de datos, pero no ser dirigidas por los datos «porque lo disruptivo nunca va a estar respaldado por los datos de los últimos cinco años».

El autor también se ha referido a las innovaciones disruptivas que se producen más allá de las fronteras de un sector. Para ilustrar esta afirmación puso el ejemplo de Uber, empresa de la que dijo que «no compite contra Volkswagen sino que agarra un trozo de la tarta de la movilidad, que es mucho más grande que la tarta de la automoción».

La opinión de Bofarull es muy clara al hablar de la repercusión que tendrá la pandemia en los comportamientos disruptivos: «La pandemia acelerará la disrupción, ya que estamos modificando de forma radical y muy rápida», sentenció.

Para este experto, el teletrabajo es una oportunidad más dentro de la disrupción. Una oportunidad, como refrenda Bofarull, 10x.  El talento también es importante en este sentido y para ello hay que favorecer condiciones de trabajo idóneas, de ahí que recomiende que «el clima y otras condiciones favorables puede atraer mucho talento emprendedor».

Bofarull es de la opinión de que «pensar en grande es más accesible y que esta es la barrera que más se ha reducido en los últimos años».