La industria cárnica, como la práctica totalidad de sectores productivos, no ha sido ajena al impacto del coronavirus. Así se puso de manifiesto en una reciente reunión mantenida por el presidente de la Federación Empresarial de Carnes e Industrias Cárnicas (Fecic), Joan Costa, y el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, y el director general de Sanidad de la Producción Agraria, Valentín Almansa.  La innovación fue uno de los asuntos que se pusieron sobre la mesa como fórmula para el futuro.

Así, la patronal ha solicitado un plan de innovación y financiación en I+D concreto para el sector con el objetivo de ayudar a las empresas a ganar eficiencia energética, realizar mejoras medioambientales o adaptar sus productos a las demandas de los nuevos y futuros consumidores.

 En relación a ello, además, Costa ha pedido “un mejor trato” de la fiscalidad a la innovación en el impuesto de sociedades.

La idea es que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación llevara a cabo este plan en colaboración con otros ministerios y organismos que facilitaran ayudas directas, créditos ICO específicos, bonificados, con carencia y parcialmente reembolsables.

Otro de los asuntos que se reivindicó durante la reunión fue la necesidad de comenzar un proceso de reflexión sobre la internacionalización y la promoción exterior.

En este sentido, desde Fecic consideran que se tendrían que desarrollar estrategias para impulsar los productos más perjudicados por la situación actual, como los elaborados cárnicos, y un plan a medio plazo para la carne de vacuno, ademas de abordar también a medio plazo un análisis para las carnes de porcino.

Paralelamente, y “de manera inmediata”, defienden que de la mano de las entidades de promoción (Ministerio de Comercio, ICEX o Cámara España) hay que trabajar en nuevas herramientas que ayuden a las empresas a posicionar sus productos en los mercados internacionales en el escenario post COVID-19, han señalado.