El inicio de la desescalada generalizada a partir de la segunda semana de mayo ha amortiguado el impacto económico en los establecimientos de ferretería y bricolaje.

El buen funcionamiento del canal online y de otras fórmulas de venta no presencial, impulsadas por los distribuidores desde el inicio del confinamiento, los cambios de hábito en el consumo han favorecido los esperanzadores datos del mes de mayo. La necesidad de limitar los desplazamientos ha hecho que las ratios de conversión a venta por cada visita se hayan multiplicado y que el ticket medio por compra también haya crecido.

“Desde el inicio de la reapertura de establecimientos, la categoría de jardín presenta crecimientos de tres dígitos, en parte porqué su campaña suele empezar en marzo y el consumidor ha tenido que aplazar sus compras, pero el resto de familias de productos también registran subidas de doble dígito, lo que está llevando al sector a récords históricos de facturación”, explica Alejandro Lozano, responsable del área de Ferretería y Bricolaje de AECOC. Él mismo destaca que la principal preocupación del sector, hoy por hoy, es garantizar el stock de los productos más solicitados ante una subida de la demanda sin precedentes. Esta problemática afecta principalmente a la industria, que afronta el reto de reactivar su producción con unos recursos propios muy mermados como consecuencia del Covid-19, con tensiones en la tesorería y escasez de personal y también de materia prima.

Aunque el sector todavía mantiene interrogantes e incertidumbres sobre como finalizará el presente año, una de las pocas certezas que si que posee en estos momentos es el rol que jugará el canal en línea en sus ventas a partir de ahora: antes del confinamiento este canal representaba entre un 6% y un 10% y en marzo pasado dio un salto hasta situarse alrededor del 80% de la facturación total. “La crisis ha actuado como catalizador de la digitalización para un sector que tenía una operativa aún tradicional. Las previsiones indican que el canal online ganará gran peso respecto a las cuotas de mercado pre-Covid, y que muchas tendencias adoptadas durante el confinamiento se consolidarán”, afirma Lozano.