La llegada de la banda ancha, que el Gobierno pretende impulsar en esta legislatura, fortalecerá el mundo rural en España porque cuenta con fondos que permitirán acometer retos hasta ahora no abordados. Así de tajante se ha mostrado Francesc Boya, secretario general para el Reto Demográfico, durante el encuentro telemático organizado por Nueva Economía Fórum y moderado por el periodista y sociólogo Manuel Campo Vidal.

“La llegada de la banda ancha a la España despoblada va a ser fundamental”, comentó antes de indicar que la pandemia del coronavirus ha facilitado el teletrabajo gracias a la conectividad digital, algo que también debe extenderse a las zonas rurales.

Uno de los objetivos del Gobierno en materia de reto demográfico es garantizar la conectividad territorial reduciendo la brecha digital de cobertura de banda ancha con el despliegue de redes de Internet de más de 100 megabits por segundo en núcleos sin cobertura, para lo cual invertirá 150 millones de euros. La cobertura de banda ancha ultrarrápida llegaría al 96% de la población española en 2023.

Boya comentó que el mundo rural debe ofrecer oportunidades a los jóvenes en un momento en que la crisis del coronavirus ha hecho “reflexionar” a muchas personas sobre sus proyectos vitales. “En España hay muchas ruralidades, España es muy diversa y el mundo rural también lo es. Tenemos que ir cosiendo trajes a medida de cada ruralidad”, sentenció.

Varios expertos en mundo rural, con responsabilidades públicas actuales o pasadas y desde el ámbito investigador, reclamaron en ‘NEF Online’ que el “principio de ruralidad’ impregne la legislación española y la toma de decisiones desde las administraciones públicas.

El periodista y sociólogo Manuel Campo Vidal, autor del libro ‘La España despoblada’, apuntó en ese encuentro telemático, que hay “leyes hechas en las ciudades, pero sólo para las ciudades”, por lo que apostó por incluir una “sensibilidad rural” en la legislación.

Por su parte, la presidenta de la Diputación de Palencia, Ángeles Armisén, apostó por “incluir el principio de ruralidad en todas las decisiones públicas” al igual que el “principio de igualdad” se ha ido incorporando al mundo rural. “No podemos seguir haciendo normas que sean iguales para Madrid que para un municipio de 500 habitantes”, comentó antes de sentenciar que conviene aplicar “una solución rural para un problema rural, no una solución urbana para un problema rural”.

De hecho, indicó que España cuenta con “una ley de teletrabajo, pero no una infraestructura telemática para cumplirla” en el entorno rural. Por ello, indicó que las administraciones públicas deben mejorar las comunicaciones, garantizar la movilidad y los servicios públicas y fomentar un cambio de percepción para facilitar las oportunidades en las zonas rurales.

Por otro lado, Marcelino Iglesias, expresidente del Gobierno de Aragón, destacó que la pandemia del coronavirus ha hecho ver en España y en el extranjero que la alimentación procede del mundo rural y recalcó que “muchas producciones van a tener que ser declaradas estratégicas por los gobiernos” porque resultan “imprescindibles” para casos de emergencia como la actual pandemia del coronavirus.

Fuente: Nueva Economía Fórum