La combinación de puntos de recarga públicos y privados será clave para continuar con el crecimiento del vehículo eléctrico en España, que en 2021 ha registrado récords en matriculaciones de vehículos eléctricos e híbridos.

Según la patronal de los concesionarios españoles FACONAUTO, está previsto que se alcancen los 23.000 vehículos eléctricos puros vendidos en España en 2021, un 50% más que el año anterior. Sin embargo, esta cifra representa solamente un 2% de las matriculaciones. Uno de los principales inconvenientes que señalan los expertos para conseguir más matriculaciones de automóviles eléctricos es la falta de infraestructuras de carga adecuadas.

España cuenta con 7.500 puntos de recarga públicos, como recoge la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA). Una cifra que se aleja de los 70.000 cargadores de Países Bajos, los 46.000 de Francia o los 45.000 de Alemania. Asimismo recogen que alrededor de un 80% de las cargas de vehículos eléctricos se realizan en el domicilio o el trabajo, puesto que no hay suficientes puntos de carga rápida disponible para cubrir las necesidades de los ciudadanos. El objetivo del país es superar los 100.000 cargadores para vehículos eléctricos en 2023 y los 340.000 en 2030.

Varias empresas ya han anunciado su contribución a la mejora de la red de carga con la instalación de estaciones en gasolineras, estaciones de servicio y otros puntos clave. Sin embargo, esta mejora debe complementarse también de forma privada, en el domicilio o en el trabajo. Ampliar el número de puntos de carga es esencial para fomentar la implementación de los vehículos eléctricos en España”, asegura Henrik Bergman, director del mercado en España y Portugal de Charge Amps, el fabricante sueco de cargadores para vehículos eléctricos inteligentes y sostenibles con presencia en España.

Fuente: Charge Amps