Tres años consecutivos creciendo un 100% anual. Una tarjeta de presentación con la que la cacereña Solardrone se ha convertido en un referente en el sector y que ya planea dar el salto a Europa en 2022.
“Solardrone nace con el objetivo de contribuir a la transición del planeta a las energías limpias aportando valor en el campo fotovoltaico. Actualmente, en la industria se hace un seguimiento ‘macro’ de los parques solares -seguimiento de grandes grupos de módulos, sin entrar en detalle-, lo que provoca que se esté perdiendo muchísima información. El seguimiento de los módulos fotovoltaicos al detalle es nuestra especialidad: analizamos una planta módulo por módulo con drones e Inteligencia Artificial y obtenemos un modelo de predicción temporal de lo que ocurrirá en el futuro”, explica José Quesada, CEO de Solardrone.
Y es que el seguimiento de las plantas fotovoltaicas a través de drones, de forma detallada, es la especialidad que ha llevado a Solardrone a cosechar grandes éxitos desde su creación. La importancia de su trabajo la explica el propio José Quesada: “No tener una correcta trazabilidad de los módulos o paneles de estas plantas y su degradación ha hecho que cientos de parques solares en España estén hoy repletos de módulos defectuosos. Contra eso luchamos”.
La innovación tecnológica es otra de las bazas de Solardrone, así la compañía ha lanzado una herramienta “única en la industria” que permite explicar las plantas fotovoltaicas desde el punto de vista temporal, cómo evolucionan con el tiempo y predecir cómo se degradarán sus módulos. “Esto es clave porque permite a las plantas desperdiciar menos energía y dar seguridad a la parte inversora del proyecto gracias a la predictibilidad ganada”, explica el fundador de Solardrone.
Fuente: Solardrone