Todavía están realizando una prueba piloto relacionada con la utilización de ascensores en los días post-Covid, pero Irisbond, una empresa de San Sebastián pionera en tecnologías de apoyo, no ha dudado ni un momento en adaptar su software de eyetracking a las nuevas necesidades sociales y sanitarias. En el nuevo escenario, la tecnología y la innovación juegan un papel fundamental, tanto para evitar la propagación del virus como para mitigar su impacto negativo en la interacción de las personas.

En esta situación, la tecnología eyetracking tienen mucho que decir, ya que minimiza estas interacciones y hace que los contactos sean evitables. La compañía vasca ha realizado análisis sobre las aplicaciones que puede tener su tecnología innovadora, de fabricación y desarrollo 100% español, para una mejor adaptación al futuro y afrontar la desescalada con garantías.

Ascensores, cajeros automáticos y bancos, control de accesos, realización de pagos y manejo de cierta maquinaria o el control de los dispositivos en entornos laborales son lugares donde las acciones requeridas pueden ser vector de contagios si continúan realizándose como hasta ahora. Abrir o cerrar las puertas del ascensor o indicar el piso al que se desee acceder pero sin necesidad de tocar los interruptores, solo a través de la mirada.

Aquí está la clave. Las soluciones biométricas que aporta el software de Irisbond también es capaz de facilitar la operativa con los cajeros automáticos sin tener contacto físico alguno. La apertura o el cierre de puertas en los accesos a edificios, despachos o en el transporte público, a través de cámaras y sensores capaces de seguir el movimiento ocular; la realización de pagos en comercios o supermercados; o el manejo de equipos o dispositivos en entornos laborales, como las interfaces de los sistemas de control de las líneas de ensamblaje, las pantallas táctiles o los controles remotos a través de tabletas.

“El Covid-19 ha adelantado años el despegue de ciertas tecnologías que, si bien ya podían aplicarse, se iban relegando por no ser fundamentales. No es ciencia ficción, y no son necesarios nuevos avances, porque estas soluciones ya son una realidad que se puede implementar de forma sencilla. Y lo mejor de todo es que se vale del medio de comunicación más natural y universal: la mirada”, afirma Eduardo Jáuregui, fundador de Irisbond.