El Instituto de Investigación en Energía de Catalunya (IREC) y la compañía Electra Caldense han desarrollado una planta piloto para validar y demostrar una red eléctrica inteligente. Investigadores del IREC han desarrollado herramientas de gestión que integran nuevas tecnologías de sensorización en la red de distribución de Caldes de Montbui (Barcelona), que permitirán a la compañía disponer de una red eléctrica controlable y mesurable.

La planta piloto dispone de herramientas de decisión automáticas que permiten actuar sobre ella de manera inteligente. Además, posibilita aumentar la eficiencia de la red, mejorar la calidad del servicio, detectar fallos y problemas y ofrecer una respuesta rápida. Gracias a un mayor conocimiento del estado de la red, se puede reducir incluso el impacto de éstos, asegurando la continuidad y calidad del servicio.

La creación de la red inteligente en la planta de Electra Caldense se enmarca en el proyecto NAenCAT, que pretende ser un referente de las nuevas Smart Grid y que quiere dotar a la red eléctrica de Catalunya de innovadores sistemas de sensorización, telemando y automatización distribuida con el objetivo final de convertir la red eléctrica de Catalunya en una red aún más inteligente.

Una red inteligente presenta ventajas múltiples y transversales a la sociedad, puesto que impactan tanto al operador de la red como al ciudadano”, ya que “aporta un volumen de información y de datos mucho más importante para la toma de decisiones, permite mejorar el proceso y operación de la red, y, además, ofrece transparencia y conocimiento al usuario de lo que está sucediendo, aportándole control”, ha asegurado el responsable del grupo Power Systems del IREC, José Luis Domínguez-García.

Fuente: IREC