La Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC) se ha unido al Pacto Rural europeo para fomentar la empleabilidad y el desarrollo económico del sector en las zonas rurales de España. La iniciativa permitirá a los ganaderos disponer de un marco común para cooperar y participar a nivel comunitario, nacional, regional y local, y así hacer que las zonas rurales se conviertan en espacios más fuertes, conectados, resilientes y prósperos.

“El sector porcino español reúne características de especial relevancia que garantizan su capacidad de contribución real a la generación de actividad económica y empleo en el medio rural. Así, un 39% de los municipios rurales cuenta con una o varias granjas de porcino y un 43% de las granjas y un 45% de las industrias de porcino españolas están ubicadas en el medio rural, con lo que ello implica de estabilidad en la economía y el empleo de miles de pueblos de toda la geografía española, en los que se concentran buena parte de los 300.000 empleos que genera el sector porcino español, aseguran desde INTERPORC.

Cabe destacar que 3,5 de cada 10 puestos de trabajo directos que genera el sector porcino están en esas localidades rurales menos habitadas, y es en esos pueblos donde crea infraestructuras y realiza inversiones por un valor superior a los 1.200 millones de euros.

La adhesión de INTERPORC a este pacto implica su apoyo a los 10 objetivos identificados por la Comisión Europea como relevantes para el futuro de las zonas rurales. Entre ellos, destaca el papel de estas zonas como proveedores de seguridad alimentaria, oportunidades económicas, y de bienes y servicios para la sociedad o como espacios que contribuyen a los objetivos del Pacto Verde, incluida la neutralidad climática, así como la gestión sostenible de los recursos naturales.

Fuente: INTERPORC