La empresa INSCA lleva más de 40 años en el sector cerámico ofreciendo soluciones para la creación de expositores para cerámica y sanitario, hasta proyectos integrales de tiendas, exposiciones y stands de feria.

La capacidad de adaptación y reactivación de los empresari@s a veces no tiene límite. Y el de INSCA es un buen ejemplo. Y es que pese a las dificultades, esta empresa no sólo no se ha reactivado sino que ha ampliado su red comercial. Desde la compañía explican que «en estas circunstancias hemos decidido ampliar nuestra red comercial en el ámbito on line. Nos han llegado propuestas de todas partes del mundo gracias a la publicidad on line».

Un incremento de  plantilla que no hace sino preparar a la empresa para un futuro de reactivación en el sector. Y, mientras tanto, la innovación dentro de esta empresa también es un hecho. «Hemos fabricado unas mamparas antibacterias que pueden aumentar las ventas de los comercios hasta un 17%, ya que disponen de expositores donde colocar el producto. Sabemos que la única forma de activar la economía en estos momentos, es incentivar la innovación y en eso estamos», resumen.

La marca INSCA tiene una larga historia a sus espaldas. Nace en el año 1978 gracias a la iniciativa de dos jóvenes emprendedores. Por aquel entonces la joven empresa producía cerramientos en madera para interiores y exteriores. En 1984 INSCA ve la posibilidad de desarrollo en el sector de las baldosas cerámicas, que necesitaban de un adecuado soporte para la venta. Empiezan así las primeras creaciones para los expositores, exposiciones y stands de ferias para baldosas cerámicas y sanitarios, según se explica en su página web.