El impacto social y la perspectiva ética son necesarias para la reactivación y rentabilidad de las empresas y sociedades. Así se ha puesto de manifiesto en el XXX Seminario de Ética Económica y Empresarial de la Fundación Étnor “Caminos de futuro en tiempos de coronavirus. Una perspectiva ética”, organizado junto a la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE).

“Nunca invertiría en una empresa que no tiene una misión clara. Una forma más ética, eficiente, ecoeficiente y sostenible de producir”, ha asegurado el fundador de Jeanología, Enrique Silla, cuya empresa ha eliminado 15 millones de m3 de agua contaminada en 2020 y ha marcado el objetivo de no producir ni una prenda textil contaminante para 2025. “No hay economía sin ecología. Las compañías que no logren alinear el beneficio con el cuidado del planeta no sobrevivirán”, ha afirmado.

Por su parte, Julián Mendoza, director de Calidad, Seguridad y RSE de GD Energy Services (GDES), ha asegurado que lo social y lo ambiental deben formar parte de la cultura de empresa. “Invertir sobre la base de ODS como la acción por el clima, la formación, el fomento de la igualdad o la innovación aporta un retorno real en la cuenta de resultados de la empresa y es lo que le dará permanencia y sostenibilidad”, asegura.

Por último, la directora académica de la Fundación Étnor, Adela Cortina, ha confirmado que la ética sí es rentable para las empresas y las sociedades. “Necesitamos empresas que se comprometan con la sociedad y una sociedad comprometida con las empresas. La empresa del futuro será ética, social, verde o no será”.

Fuente: AVE