Iberdrola y Porcelanosa se han unido para avanzar en la descarbonización del proceso industrial en la producción cerámica, y lo harán a través de GREENH2KER, la primera solución innovadora a escala real para electrificar la producción cerámica, combinando renovables, hidrógeno verde y bomba de calor.

Así, busca cumplir el doble objetivo de aprovechamiento energético y de reducción de emisiones de CO2 mediante el desarrollo de un sistema de uso acoplado de hidrógeno verde y bomba de calor que se implementará en un horno de la fábrica de Porcelanosa en Vila-real. Este sistema optimizará la energía térmica residual sustituyendo hasta la mitad del gas natural como combustible por hidrógeno verde.

El proyecto integral contempla también la incorporación en las instalaciones de Porcelanosa de un electrolizador, alimentado por una planta fotovoltaica para la producción de hidrógeno verde, y se incluirá una estructura tecnológica que aprovechará el exceso de calor residual y de las líneas de producción mediante sistemas de alta eficiencia.

Con esta modificación del sistema de combustión, Porcelanosa busca integrar la generación de hidrógeno verde con el uso eficiente de la bomba de calor para reducir 2.351 toneladas de CO2 eq/año y disminuir el impacto energético derivado de su actividad industrial cumpliendo así con los Objetivos de Descarbonización fijados por la Unión Europea.

Fuentes: Iberdrola y Porcelanosa