Iberdrola y MAKRO han firmado un acuerdo de compraventa de energía renovable a largo plazo para impulsar juntas la sostenibilidad energética. El acuerdo prevé que la energética provea de electricidad verde durante los próximos quince años a centros de la empresa de distribución del sector de la hostelería en España. Iberdrola suministrará energía producida en los proyectos solares fotovoltaicos para autoconsumo on site, situados en las cubiertas de diez centros comerciales de MAKRO. La eléctrica desarrolla, en el ámbito del autoconsumo, soluciones Smart Solar que permiten ahorros a sus clientes de entre el 30% y el 70% anual, un opción que beneficia a las empresas que indagan nuevos caminos para contribuir a la reactivación económica propia y del país.

Las instalaciones fotovoltaicas que contempla el acuerdo contarán con una potencia instalada total de 6 MW y ocuparán un área total de más de 30.000 m2, distribuida en los centros de Bormujos y Alcalá de Guadaira, en Sevilla; Barajas, Alcobendas y Alcorcón, en Madrid; Barcelona y Badalona, en Cataluña; Murcia; Vara de Quart en Valencia; y Puerto de Santa María, en Cádiz. La iniciativa permitirá a la compañía de distribución reducir la emisión a la atmósfera de unas 3.500 toneladas de CO2 al año. Después de firmar el acuerdo, ambas empresas valoran la ampliación de esta colaboración al resto de supermercados de la distribuidora en España y Portugal.

Para Iberdrola, el acuerdo refuerza el enfoque innovador de su estrategia comercial, a través de contratos bilaterales renovables que promueven un suministro de energía a precios competitivos y estables con grandes clientes. “Los contratos de compra venta de energía a largo plazo aportan estabilidad a las inversiones y se han convertido en una herramienta óptima para la gestión del suministro eléctrico de grandes consumidores comprometidos con un consumo limpio y sostenible. Además, en este caso, la producción y el suministro de energía se hace aprovechando la superficie disponible en las cubiertas del cliente”, explica Eduardo Insunza, director global de Grandes Clientes de Iberdrola.

En el mismo sentido, Peter Gries, director general de MAKRO, asegura que la iniciativa “reafirma el compromiso de la compañía con el medio ambiente y demuestra nuestra ambición de convertirnos en referentes en sostenibilidad dentro del sector hostelero. Gracias a este acuerdo, estamos más cerca de nuestros objetivos en eficiencia energética y contribuimos firmemente al cuidado del entorno en el que operamos”. La colaboración de MAKRO con Iberdrola se suma a otras medidas de gestión de la energía ya implementadas por la distribuidora en todos sus centros, a través de las que ha conseguido reducir un 33% su consumo energético anual.