Sencillez y capacidad de trabajo. Eso es lo que define a la familia Idoate, todo un referente en la hostelería de Navarra. Una filosofía que se convierte en un potente motor de crecimiento cuando vienen tiempos complicados. Así, ni el coronavirus ni la ausencia de la fiesta de los Sanfermines han conseguido parar la maquinaria necesaria para que este negocio esté en constante reactivación.

Los cinco hermanos Idoate (con otra hermana en el recuerdo «que nos guía») rememoran en el portal empresarial NavarraCapital.es cómo afrontaron la pandemia. Y no lo hicieron con lamentos sino con nuevos proyectos y nuevas ideas. Era la única manera, cuentan, de pensar en positivo y de mantener la ilusión por un negocio que ya acumula cinco décadas y que es, con tres restaurantes, toda una referencia gastronómica en Pamplona.

Restaurante Europa.

Nunca habían cerrados sus puertas pero cuando tuvieron que cerrarlas dedicaron el tiempo a retomar y acometer uno de sus sueños, reformar el comedor-cocina, santo y seña de la cocina navarra, y como cuenta el citado portal, que está presidido por una estrella Michelin y por los retratos de Ani Vidaurre y Francisco Idoate, progenitores de la saga.

La recuperación de los aproximadamente 80 trabajadores con los que cuenta el grupo, la citada reforma y la creación de una nueva iniciativa gastronómica son el mejor ejemplo de reactivación de este negocio. En cuanto a la nueva iniciativa gastronómica, se trata de un menú especial para las ‘no fiestas’ de este año y que se podrá degustar del 6 al 14 de julio, con la novedad de que los comensales podrán alargar la sobremesa durante una ‘tarde de gin tonics’ que suplirá a las tradicionales corridas de toros de San Fermín.

Nacido en 1977 este grupo empresarial está dispuesto a seguir dando de qué hablar… y, sobre todo, dando de comer.