El grupo industrial catalán multinacional Carinsa y el centro tecnológico Eurecat han terminado de definir los protocolos para la fabricación de unas nuevas microcápsulas híbridas, que contendrán aceites esenciales con propiedades antibacterianas compuestas por materiales orgánicos biodegradables e inorgánicos, con el objetivo de desarrollar unos nuevos tipos de desinfectantes que eviten la generación de microplásticos, de acuerdo con las políticas que está impulsando la Comisión Europea para preservar el medio ambiente.

El proyecto Microesenci se centra en la investigación, el desarrollo y la validación de unas nuevas microcápsulas que permitirán llevar al mercado productos con efectos antimicrobianos y desinfectantes, que liberarán su contenido al producirse el contacto con la superficie donde se aplique, como por ejemplo en hospitales, centros de mayores y transportes colectivos. La microencapsulación es una tecnología que permite aplicar principios activos a diferentes tipos de materiales, proporcionándoles funcionalidades específicas, como la liberación progresiva y eficiente de moléculas altamente volátiles que permite garantizar su funcionalidad a lo largo del tiempo, así como su anclaje en la superficie de aplicación.

El conocimiento adquirido gracias al proyecto Microesenci, que cuenta con una aportación de casi un millón de euros del programa Retos Colaboración que concede el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, conducirá al desarrollo de tecnologías innovadoras para la liberación de compuestos antibacterianos de una manera eficiente mediante el uso de tecnologías de microcápsulas. “El uso de productos de limpieza antimicrobianos y desinfectantes, como los propuestos por Microesenci, contribuye a reducir los riesgos de infección en diferentes situaciones de riesgo y en espacios de exposición para personas vulnerables”, asegura Ricard Garcia-Valls, director de Tecnologías Químicas de Eurecat.

Fuentes: Grupo Carinsa y Eurecat