Green Play tiene en su ADN una palabra innegociable: sostenibilidad. Y su constante esfuerzo por reinventarse tiene un objetivo: crear actividades para que los más pequeños aprendan y, a la vez, se conciencien sobre la importancia de preservar el medio ambiente. En plena reactivación, su labor resulta fundamental.

Con sede en Torrevieja (Alicante), Green Play ha decidido seguir apostando por los más pequeños durante el verano y lo seguirá haciendo durante el curso con actividades extraescolares. Esta empresa recalca que su reactivación y la de los más pequeños pasa por el respeto, compañerismo, trabajo en equipo, tolerancia y cuidados por el medio ambiente.

La compañía destaca que «somos una joven empresa con muchas ganas de seguir aportando a nuestra sociedad. Nos dedicamos al ocio educativo, contribuimos en la formación no formal de niños y jóvenes con un destacado aspecto ambiental e intentamos aportar nuestro granito de arena en la conciliación familiar y laboral».

Green Play ofrece una gran variedad de actividades, desde actividades extraescolares deportivas alternativas, cómo iniciación a la escalada, iniciación a la orientación. «Además también tenemos disponibles extraescolares de ciencia o de huerto, talleres específicos con el tema relacionado con el medio ambiente que el centro o la asociación quieran tratar en un determinado momento», indican desde la empresa.

La reactivación a través del medio ambiente es uno de los retos de muchas empresas en esta época tras el estado de alarma y Green Play suma a este reto el de la educación, algo que lógicamente da un valor añadido a esta idea empresarial.