En épocas de reactivación empresarial, hay muchas maneras de potenciar un negocio. Hacerlo más sostenible, más digital o más rentable son algunas de las posibilidades. Pero la empresa madrileña  Gesgourmet ha optado por una readaptación que combina muchas de las posibilidades mencionadas.

Esta compañía se dedica desde hace años a la elaboración de comida tradicional para repartirla a domicilio pero este año, y tras los acontecimientos vividos a causa de la pandemia, ha visto una oportunidad de negocio que puede multiplicar su facturación: sumar a su trabajo en un emplazamiento físico un trabajo en el canal on line.

De esta manera, se multiplican exponencialmente los pedidos y, con ello, la facturación y la empleabilidad de la empresa. Es un ejemplo de reactivación y de cómo un negocio puede dar pasos de gigante con un poco de ingenio.

La evolución de esta empresa y de su metodología, por otra parte, es constante. De hecho, han ido mejorando los menús que elaboran adaptándolos a las características de sus clientes. Así, elaboran platos especiales bajos en sal, para diabéticos, bajos en grasa, etc. Toda esa flexibilidad en la estrategia de negocio es la que afianza una base sobre la que seguir creciendo cada día.