Covid Water es el nombre con el que FACSA, empresa de referencia en la gestión del ciclo integral del agua, ha bautizado su proyecto integral de investigación sobre SARS-CoV-2 en sistemas de alcantarillado y EDAR. Una iniciativa que busca poner a disposición de la sociedad una innovadora herramienta de lucha contra la pandemia a través de la detección y cuantificación del material genético del virus causante de la enfermedad en aguas residuales, según informa esta compañía en un comunicado.

Esta cuantificación tiene como objetivo principal, la obtención de datos que permitan junto con otro tipo de información poblacional y epidemiológica, la posibilidad de anticiparse ante posibles reinfecciones de la población.

Para ello se analiza cómo se comporta el virus en la línea de aguas y fangos de diferentes tipologías de Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR), a fin de obtener información que permita hacer una foto clara y concisa sobre el comportamiento de este virus en el saneamiento urbano.

El primero de los estudios relacionado con el proyecto Covid Water se encuentra en la quinta semana de muestreo y se está llevando ya a cabo en distintos emplazamientos a nivel nacional de Andalucía, Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana, Asturias y Murcia donde FACSA presta servicio. Para ello, se está adaptando la toma de muestras y el análisis a la casuística de cada población y su EDAR, para lo que se está contando con la estrecha colaboración de las correspondientes administraciones, muy comprometidas en este proceso.

Asimismo, FACSA está colaborando con el Instituto Universitario de Plaguicidas en Agua (IUPA) y la Dirección General del Agua de la Comunidad Valenciana en un estudio de similares características, que IUPA está liderando en la provincia de Castelló, y que también se está desarrollando en un gran número de depuradoras de las provincias de València y Alicante.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL 

FACSA ha empezado a trabajar en un proyecto financiado por la Conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital a través de la Agencia Valenciana de la Innovación, para el cual se van a muestrear cinco depuradoras -y sus correspondientes alcantarillados- de poblaciones de Castelló, València y Alicante, monitorizándose así grandes ciudades, ciudades medias y pequeñas poblaciones.

La principal novedad de este proyecto se basa en la creación de una herramienta digital accesible que recopila información sobre la detección del coronavirus SARS-CoV-2 en los distintos asentamientos urbanos, junto con datos poblacionales de libre acceso, así como otros indicadores de interés de índole socioeconómico y ambiental.

De esta manera, en paralelo a la obtención de datos de presencia de SARS-CoV-2 en las muestras elegidas de las distintas localizaciones, se trabajará en la recolección de datos poblacionales y epidemiológicos. Así, se espera encontrar aquellas variables demográficas y ambientales que puedan estar relacionadas con la presencia del virus en aguas residuales, ya que esta puede ser una herramienta para conocer, de manera indirecta, la influencia de la epidemia en la población independientemente de la manifestación o no de síntomas.

El proyecto tendrá una duración de seis meses y contará con la colaboración del IATA-CSIC, del CEBAS-CSIC, del Instituto Universitario de Plaguicidas en Aguas-IUPA de la Universitat Jaume I, del Instituto Tecnológico de la Informática (ITI) y de la compañía tecnológica IoTsens.