La andadura de un restaurante, hoy en día y en una gran ciudad, está condicionada por dos aspectos principales. En primer lugar, por la situación sanitaria y las medidas restrictivas que se toman para prevenir contagios; y, en segundo lugar, por la competencia. Poco se puede hacer más que cumplir las normas en el primer caso, pero en cuanto al segundo, la originalidad y la estrategia de negocio son claves. 

Y eso bien lo saben en El Señorío, donde han decidido diferenciarse con una carta muy especializada que les brinda cada día la posibilidad de ser un referente en el sector de la hostelería catalana. Se trata de un acogedor restaurante familiar situado en el Eixample de Barcelona, muy cerca de la Sagrada Familia, que ofrece una selección de la gastronomía peruana para que el cliente pueda descubrir la esencia de Perú a través de platos hechos con productos e ingredientes frescos y con un toque especial.

«Cualquier persona que haga turismo en Perú es inmediatamente conquistado por la riqueza culinaria local, y en nuestro restaurante queremos hacer viajar a nuestros clientes, aunque sea sólo por unas horas, a un mundo de exquisitos sabores de una cocina que ha encontrado ya un espacio dentro de las más reconocidas del mundo», resaltan desde el establecimiento.

La especialización de este restaurante está reflejada en la carta, «una selección de los platos que mejor reflejan la riqueza, originalidad y diversidad de la historia gastronómica peruana, caracterizada por una mezcla de nuestra herencia de los incas y la inmigración española, africana, chino-cantonesa, japonesa e italiana», explican.

En una ciudad como Barcelona, en la que las posibilidades gastronómicas son casi infinitas, cada vez son más las empresas que deciden diferenciarse de alguna manera de la competencia y, sobre todo, en zonas turísticas como las inmediaciones de la Sagrada Familia. El Señorío ha sabido cómo hacer gracias a su cocina peruana.

Fuente: El Señorío de Perú