Casi tres siglos de historia a su espalda han hecho que Botín sea, según el Guinness World Records, el restaurante más antiguo del mundo. Desde su origen, en 1725, este templo de la gastronomía ha ido adaptándose a los años y, cómo no, superando desde guerras a pandemias.

Sin embargo, para seguir siendo el referente que es ha llegado el momento de cambiar y reinventarse y, con ese objetivo, Botín ha inaugurado ‘1725 Gourmet’, una tienda tanto física como online que ofrece las experiencias al estilo Botín para llevar, y donde se despachan -preasados- sus legendarios cochinillos y corderos.

Tal y como explica Carlos González, propietario de ‘1725 Gourmet’ y miembro de la tercera generación de los Botín en declaraciones recogidas por La Razón, este nuevo negocio lo pusimos en marcha en plena pandemia. Nuestra gran reinvención ha sido que hemos dejado de ser sólo un restaurante para convertirnos también en una distribuidora de productos gourmet. Hemos aprovechado la fuerza de la marca Botín, conocida fuera de nuestras fronteras”.

Además de la nueva tienda, Casa Botín ha logrado también otro de sus objetivos: convertirse en un destino imprescindible de tapeo. Con el objetivo de atraer a un mayor número de comensales fuera del horario del almuerzo y la cena, es decir, de diez de la mañana a una y de cuatro a ocho, proponen una carta informal y divertida en la que, cómo no, el cochinillo y el cordero son protagonistas.

Fuente: Restaurante Botín y La Razón