El puerto de Pasaia o de Pasajes es protagonista fundamental de las cadenas logísticas de la industria siderúrgica y del automóvil de nuestro país.

Ubicado en el centro del Golfo de Bizkaia, a 15 kilómetros de la frontera francesa y directamente conectado con el Corredor Atlántico de la Red Transeuropea de Transporte (Ten-T), el Puerto de Pasaia es un instrumento imprescindible para el desarrollo de la industria, el comercio y el turismo en su radio de influencia.

Por ello y con el objetivo de impulsar su actividad, la Autoridad Portuaria de Pasajes espera una inversión de casi 60 millones de euros hasta 2024, según se indica en el plan de empresa que ha cerrado con Puertos del Estado.

Según informa el Puerto de Pasajes, este plan abarca una gran variedad de actuaciones, entre las que se destaca el incremento de capacidad de la dársena de Lezo, con 23 millones de euros de inversión previstos.

Otros proyectos previstos son la urbanización de la zona de la antigua central térmica y la ampliación de la estación de Adif en Lezo.

Además, la autoridad portuaria planteó a Puertos del Estado la convocatoria de una reunión de seguimiento con Adif en relación con el proyecto del tercer hilo hasta Irún y su conexión con el puerto. Esto convertiría a Pasajes en la terminal más meridional con los dos anchos de vía del Corredor Atlántico.

El pasado mes de septiembre ha supuesto un punto de inflexión para el puerto de Pasaia ya que ha mejorado el comportamiento de los tráficos con respecto al mismo mes de 2019.

De esta forma, la Autoridad Portuaria estima que cerrará el año con alrededor de 3 millones de toneladas, cifra a la que ha contribuido de forma muy significativa el transporte de automóviles nuevos o de graneles sólidos como los abonos y los cereales.

Fuente: Pasaia Port