El plan Futur-e de Endesa generará alrededor de 160 nuevos puestos de trabajo de forma directa y movilizará una inversión que supera los 260 millones de euros en el Bierzo. Así lo ha anunciado recientemente el Comité de Evaluación para el desarrollo de proyectos relacionados con el cierre de la central térmica de Compostilla, ubicada en Cubillos del Sil (León), en el que participan el Ministerio de Transición Ecológica, la Junta de Castilla y León, las alcaldías de Ponferrada y de Cubillos del Sil, la Universidad de León y Endesa.

Así, el Plan Futur-e contará con 7 proyectos, seleccionados por medio de un concurso internacional, para llevar a cabo la implantación en el Bierzo de empresas que mitiguen el fin de la actividad de generación térmica, y así promover la “sostenibilidad e innovación que atraerán actividad económica y generarán empleo en el Bierzo”, aseguran desde la compañía.

Además de estos proyectos, el Plan Futur-e promoverá el uso de renovables en la zona, la organización de cursos de capacitación profesional para la población local afectada por el cierre, así como la priorización de mano de obra local en las tareas de desmantelamiento circular de la térmica.

Cabe destacar que algunas de las iniciativas podrían desarrollarse en el emplazamiento de la central de Compostilla, que realizará un desmantelamiento circular, de forma que las antiguas instalaciones y sus materiales será reutilizados para los nuevos proyectos empresariales. “El desmantelamiento circular permitirá reciclar la mayor parte de las 266.870 toneladas de residuos que se generarán”, han destacado desde Endesa.

Fuente: Endesa